Decisión del Tribunal Supremo sobre matrimonio es un “Error Trágico”